Ruta en moto Madrid-Portugal Ruta en moto Madrid-Portugal
FacebookTwitterEmailMasFacebookTwitterEmailMasSalir de ruta siempre apetece y más si vas a estar 5 días montando en moto y descubriendo un país nuevo. Hacía muchos años... Ruta en moto Madrid-Portugal

Salir de ruta siempre apetece y más si vas a estar 5 días montando en moto y descubriendo un país nuevo. Hacía muchos años que no estaba en Portugal; era bastante pequeño cuando lo visitamos y no me quedan muchos recuerdos, solo que era más pobre que el nuestro y se iba a comprar toallas, tópico que evitemos utilizar porque Portugal es ahora lo contrario a eso. Así que Alfredo y yo salimos en busca de aventuras hacia el país vecino.

Día 1. Salimos temprano de Madrid con unos 653 km por delante de nosotros, todo en autovía-autopista hasta llegar a Lisboa. Para mí que no estoy acostumbrado a tanta autopista, se me hacía un mundo tanta rutina en la carretera, pero al salir y con unos pocos cacharros tecnológicos el viaje cambia bastante.

El GPS, gran aliado a la hora de sacarnos y llevarnos a cualquier parte, fue nuestro mejor amigo ya que te hace no pensar nada más que hacer lo que él dice y centrarte en la carretera. Los intercomunicadores hacen que estemos conectados con el compañero o escuchando música en nuestro viaje. Estos adelantos hicieron que llegar a nuestra primera parada sobre 190 km en la moto fueran muy amenos y más soportables.

Parada a por un café y estirar piernas. Toca parada con autobús y el bar hasta arriba, todo el mundo con prisa y ni un hueco. Desayunamos y el próximo destino es Trujillo para hacer una foto en su plaza, aunque hay que salirse un poco de la ruta.

DSCN0063 trujijoContinuamos ruta y entre conversaciones y adelantar coches se van pasando los kilómetros. Nos salimos para la foto de Trujillo donde en la plaza había un colegio viendo y siendo atendidos con una larga explicación histórica de los monumentos.

Salimos de Trujillo con la intención de parar lo más cerca de la frontera, repostar y comer algo. Dejamos a nuestra derecha Badajoz y en la primera gasolinera pasado esta ciudad paramos. Pregunto al chico que reposta y me dice que sí, que estamos a 1 km de la frontera, así que dicho y hecho: repostaje y comida.

En la comida, como vamos bien de hora, decidimos salir un poco por carretera nacional para evitar autopista e ir recorriendo algo menos aburrido.

Salimos ya dirección Portugal pasando los antiguos puestos de control totalmente anulados y paralelos a la autopista portuguesa. Después de mil cambios y rotondas llegamos a Elvas que es el primer pueblo portugués. Está amurallado y tiene un castillo en su parte alta, muy bien cuidado y conservado, paramos a hacernos unas fotos y al salir pasamos por su acueducto tan grande o más como el de Segovia pero no tan bonito como el nuestro. Después de tanta rotonda decidimos salir a autopista que se hace pronto de noche y es mejor ir por autopista, un par de paradas más y la llegada al temido peaje porque hemos rodado por la autopista casi 200 kilómetros sin pagar nada, así que la receta son 16,50 euros que no está nada mal, a partir de aquí y ya de noche será el GPS quien nos guíe hacia nuestro destino. Otro peaje con el consiguiente atasco antes de llegar a Lisboa, el peaje es para pagar el paso por el puente y sale 1,60 euros. Cruzamos el puente y entramos en Lisboa, se nota que es navidad por su iluminación y ambiente, ya no tendremos percances hasta el hotel, el GPS nos deja en la puerta.

Descargamos, hacemos el registro y salimos a cenar a Lisboa, aquí Alfredo y su teléfono nos guían al barrio alto a un pequeño restaurante donde comer bueno y barato. Después de 15 minutos paseando lo encontramos y pedimos mesa, el sitio es muy pequeño pero la calidad precio inigualable… 20 euros por cabeza con una grandiosa cena con postre y todo….vuelta al hotel que mañana hay que conocer Lisboa de día.

Día 2. Vamos a conocer más a fondo Lisboa, nos moveremos en moto y esta ciudad es algo peligrosa para nuestros vehículos. Los portugueses no tienen una calidad de conducción exquisita y Lisboa, entre adoquines y vías de tranvía, es una trampa mortal o una pista de patinaje en cada calle.

Por la mañana visitamos lo mas conocido: el puerto, el castillo y subimos alguna colina para ver las vistas panorámicas de la ciudad.

La verdad que no nos sentimos solos porque en esta época está inundada de españoles vayas por donde vayas… después de una mañana de conocer la parte antigua, bajamos a comer a un mercado que han reformado parecido a los de Madrid en todo, hasta en los precios, comemos fuera en una terraza, ya que el clima sigue siendo nuestro aliado y la temperatura sigue siendo elevada para estas fechas.

DSCN0159 lisboa torre belemDespués de comer y casi a punto de bajar a Cascais decidimos ver la Torre de Belém y el Monumento a los Descubridores… estos dos monumentos y el atardecer hacen que verlos sea algo más especial, porque los atardeceres en Portugal son como los de Ibiza, cae el sol en un naranja increíble… Anochece y queremos ir a ver la parte de la Expo que tuvo lugar en Lisboa hace unos años. La verdad es que de noche esa parte de la ciudad se ve muy moderna y luce de una manera diferente a la zona antigua. Volvemos a la parte vieja a ver la última zona que no hemos visto y dejamos las motos en el hotel. Caminaremos hasta la zona comercial y peatonal que esta flamante con las luces navideñas.

Cenaremos de nuevo en la parte alta, la noche está más movida, es sábado y hay menos sitios que se llenan rápido, decidimos uno en el cual aparte de la buena cena, nos sorprende con música en directo de Fado….tan famosa en Portugal. Cenamos rico y barato y vuelta al hotel, que mañana salimos de viaje a la punta de Portugal.

Día 3. Hoy amanece con niebla, así que desayunamos rápido, para recorrer kilómetros lo antes posible, ponemos el GPS para que nos saque de la ciudad y avanzamos por la autopista hasta que el día aclara y salimos ya pasado Setúbal para coger carreteras de segundo orden.

Esta parte de Portugal es de costa más salvaje y acantilados y pueblos pequeños, nos dirigimos a Sines para ver sus acantilados, que con el mar revuelto son más espectaculares. Comemos en este pueblo en un restaurante con muchos premios gastronómicos diseñado dentro de un antiguo andén de tren. Salimos dirección Sagres, seguimos por carreteras de segundo orden estrechas pero relativamente bien asfaltadas, pueblo tras pueblo llegamos a Sagres ya de noche, que es un pueblo de vacaciones y veraneo. Nuestro hotel es pequeño pero coqueto; después de registrarnos y poner a cargar y descargar fotos e información salimos a cenar, está casi todo cerrado pero el restaurante que queda abierto es muy moderno y de calidad, como casi todo lo que llevamos viendo en el camino.

A cenar y dormir pronto que mañana salimos hacia el límite con España.

Día 4. En Sagres hay que visitar antes de salir la fortaleza y el cabo de San Vicente. Con unas vistas y acantilados espectaculares.

Una vez visitado esto, dirección pueblos costeros: Portimao, Faro, Lagos…

Esta zona es un poco como nuestra costa, muy masificada y explotada de apartamentos y zonas turísticas…

Comeremos en Faro que tiene un casco antiguo digno de parar para verlo y en información y turismo nos aconsejan visitar Tavira que su parte centro es muy histórica….Así que nos dirigimos hacia este municipio. Sin duda alguna, merece la pena pasar a verlo y recorrerlo, el casco histórico es antiguo con un castillo y calles adoquinadas y edificios antiguos pero bien conservados…

Una vez visto ponemos en marcha el GPS para nuestro destino, que es Mértola, esta vez cogemos una nacional con un firme de primera y como si estuviera recién construida, así que llegamos a nuestro destino rápidamente y seguros, aunque ya es de noche. Mértola aparece con su castillo en lo alto iluminado y una gran estrella de navidad, nos da la bienvenida. Buscamos nuestro hotel que esta en la otra parte del río, llegamos sin problemas, porque metemos directamente las coordenadas por satélite, nos registramos y buscamos un sitio para cenar no antes de hacernos una fotos de recuerdo de noche con la ciudad de fondo.

Cenaremos en un restaurante típico de la ciudad en el cual una clásica ensalada mixta les suena a chino… cenamos bien y a prepararnos para mañana volver a España.

DSCN0280 ejea de los caballlerosDía 5. Amanece en Mértola un día nublado y la ciudad reluce menos hoy que con las luces de la noche. Salimos en busca de la frontera, aún nos queda bastante ya que queremos cruzar hacia la altura de Jerez de los Caballeros, la carretera es estrecha y no con muy buen firme hasta la zona de Serpa aquí ya mejora y la nacional es de mejor calidad, Moura y ya al límite con España, el GPS nos va guiando hasta el último pueblo de Portugal. Nos hace salir por una carretera comarcal hasta llegar a una pequeña caseta que pone España, y ya por fin volvemos a nuestro país. El primer pueblo, Valencia del Mombuey. Desde aquí hasta Jerez de los Caballeros la carretera es buena y bien señalizada. Decidimos comer en un restaurante peculiar donde eliges la comida y después te la preparan. Jerez de los Caballeros es un pueblo muy bonito y grande que merece la pena dar un gran paseo por su casco antiguo y ver alguna de las iglesias de las que tiene.

Desde aquí y ya con el estomago lleno, nos dirigimos hasta Zafra y de ahí autovía hasta Mérida y ya dirección Madrid, la autovía se mantiene llena de coches pero no nos paramos en ningún tramo. A la altura de Talavera de la Reina y después de adelantar a muchos, muchos coches y con un ritmo no muy alto paramos antes de entrar a Madrid, descansar al último tirón del viaje.

Llegamos a las 10:15 h y con la misión cumplida. 2.030 km y 7 depósitos de gasolina después, acaba la aventura de Portugal.

Portugal nos ha gustado, sorprendido, y me hace pensar que con un pequeño empujón puede superar a muchos destinos turísticos. Todavía tiene el encanto de ser explorado y la modernidad hace que sea un país que se va pareciendo más a nosotros y le quita encanto. La parte más antigua y menos avanzada es la que más interesa ver y descubrir.

Viaje muy recomendable por el enriquecimiento personal y cultural que se puede traer uno consigo.

Para Motoviajeros, Óscar Morales
www.historiasenmoto.com

RESUMEN DEL VIAJE

LO PEOR LO MEJOR
• Mucha autovía hasta Lisboa y vuelta de Madrid.
• Varios tramos en Portugal con mal asfalto y sin pintar; conduciendo de noche no es recomendable.
• No conocer el estado de la carretera que te vas a encontrar en el camino.
• La gasolina portuguesa: el precio y la escasez a veces de gasolineras.
• Lo que les gusta poner adoquines a todo… ¡y lo mal que nos viene eso!
• Al ir en invierno hemos perdido mucho paisaje al viajar de noche.
• Roaming del teléfono… ¡cuidado con los datos!
• Portugal un país un paso por detrás o por delante de nosotros, según lo miremos.
• El turismo es más barato y se recibe mucho mejor trato que en muchos sitios de España.
• La calidad de la comida y el precio.
• El esfuerzo por agradar que tienen los portugueses con el turista.
• Las zonas antiguas y sin explotar.
• Las autopistas son de calidad y no son muy caras.
• El GPS y el intercomunicador de casco.
• Las motos: ¡cero problemas!

MAPAS: Madrid-Lisboa  //  Lisboa-Sagres  //  Sagres-Mértola  //  Mértola-Madrid

Quique Arenas

Director de Motoviajeros y responsable del Departamento de Comunicación del grupo Ubricar.
Durante más de 20 años, en sus viajes por España, Europa y Sudamérica acumula miles de kilómetros e infinidad de vivencias en moto. Autor del libro “Amazigh, en moto hasta el desierto” (Ed. Celya, 2016).

  • Extremadura En Moto

    12 febrero, 2016 #1 Author

    Bueno,… una visita demasiado rápida, Yo os hubiera aconsejado centrar vuestros días en menos recorrido y seguro que os hubierais sorprendido más. Leo que entre Sines y Sagres fue un trayecto directo, con lo cual dejasteís a vuestra derecha nada menos que la Costa Vicentina. No me hagais demasiado caso, es que yo spu asiduo, adepto y enamorado de los viajes por Portugal. Saludos.

    Responder

Deja un comentario

CLOSE
CLOSE