No le digas a la mama que me he ido a Mongolia en moto
Pretender llegar desde España hasta el corazón de Mongolia con una moto destartalada de pequeña cilindrada es como querer correr un maratón descalzo, en pantalones de pana y con el dorsal roto. ¿Difícil? Sin duda. ¿Imposible? Ni de coña. Y para demostrarlo, y porque de asuntos deportivos sabe mucho,... Leer mas
CLOSE
CLOSE