Una solución para tus datos borrados Una solución para tus datos borrados
FacebookTwitterEmailMasFacebookTwitterEmailMasEn ocasiones, la alegría de un gran viaje puede desvanecerse rápidamente cuando comprobamos con estupor que el dispositivo donde almacenábamos todas nuestras fotos y... Una solución para tus datos borrados

Foto del Paso de San Gotardo (Suiza), recuperada por Recover Center.En ocasiones, la alegría de un gran viaje puede desvanecerse rápidamente cuando comprobamos con estupor que el dispositivo donde almacenábamos todas nuestras fotos y vídeos deja de funcionar. Además, cumpliendo rigurosamente con las Leyes de Murphy, suele romperse en el peor momento, una vez que hemos registrado nuestras mejores tomas, inmortalizando así lugares y situaciones especiales. Algunos sabemos bien de qué se trata: después de un viaje rodando durante un mes por los Alpes y los Balcanes, con 60 Gb de información almacenada en un portátil, el disco duro hace un ruidito extraño y se va al otro mundo. Y con él, agarrado a su cabezal convertido en brazo ejecutor, se marchan aquellas fotos espectaculares en Suiza, las curvas azuladas del Adriático y los ficheros de la GoPro que ayudarían a revivir una experiencia única. Todo, absolutamente todo, guardado en el portátil. Y todo, absolutamente todo, yéndose al carajo en un santiamén. La muerte del aparato, certificada posteriormente en varios establecimientos informáticos, sella el catastrófico destino de unos datos que representaban el vivo recuerdo de un viaje irrepetible. Cuando parecía imposible acceder al contenido del dispositivo, surge Recover Center, una empresa dedicada a la recuperación de datos pionera en España. Y los 60 Gb de información (el disco duro al completo), son puestos a salvo como si toda aquella pesadilla nunca hubiera ocurrido (nadie había sido capaz de resucitar al difunto; pero Luis Felguera, creador hace dos décadas de esta empresa madrileña, lo logró).

Esta experiencia propia es tan solo un mero botón de muestra, y no somos pocos los viajeros que hemos sentido el sudor frío de semejante siniestro. Solo hay que ponerse en situación, ejemplos hay mil: una luna de miel, aquel viaje soñado a Cabo Norte o simplemente todas nuestras fotos, años de recuerdos, guardadas en un ordenador sin copia de seguridad. El desastre puede ser tan inesperado como angustioso.

Recover Center surge hace 20 años siendo la primera empresa en España dedicada exclusivamente a recuperar datos de soportes informáticos. El proceso es sencillo: la recogida se efectúa por mensajería de manera gratuita en cualquier punto de España y Portugal; se elabora un diagnóstico con presupuesto y el cliente decide si se continúa o no el proceso. En caso de no aceptación, la empresa procede a la devolución del dispositivo. Sin ningún coste para el usuario.

Se trata de un trabajo muy delicado, ya que no pocas veces “tenemos en nuestras manos documentos con claves bancarias, tarjetas de crédito, fotografías y vídeos personales, recuerdos únicos; a veces toda una vida”, señala el fundador de Recover Center. Eso en lo referido a particulares; en los casos de empresa, las consecuencias de una pérdida de datos sensibles pueden ser catastróficas, amenazando incluso con un posible cese de actividad. La firma madrileña trabaja con Iberdrola, Airbus Military, hospitales… En todos los casos, se establece un protocolo de confidencialidad que garantiza la privacidad y la garantía en el tratamiento de los dispositivos y la información que contienen.

En sus instalaciones de San Sebastián de los Reyes los milagros son cosa habitual. Como cuando se comprobó que los dispositivos de almacenamiento que debían contener seis meses de trabajo y recopilación de datos de una expedición científica a la Antártida estaban completamente inutilizables. Se dañaron y no había nada. Pero Recover Center obró el milagro. Uno de tantos.

Recover Center, una solución para el borrado/pérdida de datosHoy en día, con más de 15.000 discos duros recuperados, han ampliado su rango de actuación hacia otras fuentes de almacenamiento como USB, cintas, correos electrónicos, smartphones, tablets… La movilidad es la gran ventaja de los dispositivos portátiles, pero también es su mayor riesgo. Y en el caso de los viajes en moto es indudable que todos, en mayor o menor medida, recurrimos a ellos. Por eso, y porque van guardados en bolsas sobredepósito y en las maletas laterales o top case (en todos los casos, expuestos a golpes y vibraciones, apiñados en espacios reducidos), es imprescindible saber que en caso de avería, hay opciones de restablecimiento.

De un tiempo a esta parte han surgido multitud de compañías que envían los trabajos fuera de España. Luis Felguera nos cuenta que “nos ha llegado algún caso en que los discos habían estado en China”. No parece muy alentador, desde luego. La experiencia con esta compañía madrileña, sin embargo, no ha podido resultar más positiva. Un equipo profesional con una trayectoria dilatada y probada, que trabaja con celeridad y unas tarifas que rondan los 300-500 euros de media cuando se trata de un fallo lógico en el disco duro; y entre 700-900 euros si hay un fallo físico/mecánico, cuya labor de recuperación resulta más compleja y minuciosa. Si los ingenieros no pueden recuperar la información, ya sea una avería física o lógica o aunque hayan sido necesarios recambios traídos desde el extranjero, no se cobra nada.

Y para terminar, un consejo: ante el menor síntoma de posible error o pérdida de información en un dispositivo, lo primero es desconectarlo inmediatamente. Continuar utilizándolo puede representar la pérdida definitiva de los datos. La web de Recover Center resulta muy pedagógica y ofrece información de interés. Ojalá que nadie se vea ante una situación así; pero si ocurre, conocer que existen posibilidades de salvación lo cambia todo.

Quique Arenas.-

Quique Arenas

Director de Motoviajeros y responsable del Departamento de Comunicación del grupo Ubricar.
Durante más de 20 años, en sus viajes por España, Europa y Sudamérica acumula miles de kilómetros e infinidad de vivencias en moto. Autor del libro “Amazigh, en moto hasta el desierto” (Ed. Celya, 2016).

No hay comentarios hasta el momento.

Ser primero en dejar comentarios a continuación.

Deja un comentario

CLOSE
CLOSE