Vivir en septiembre Vivir en septiembre
FacebookTwitterEmailMasFacebookTwitterEmailMas No es tan fácil vivir en septiembre y, sin embargo, debe ser mi mes favorito. Los viajes tocan a su fin y uno... Vivir en septiembre

El sol, mi moto y el Cantábrico

No es tan fácil vivir en septiembre y, sin embargo, debe ser mi mes favorito. Los viajes tocan a su fin y uno vuelve a la realidad. O tal vez sea al revés y todo fuera más real cuando estaba viajando.
El sol calienta lo justo y un halo de melancolía sopla con el viento.
Los bosques se tiñen de rojo y marrón y las hojas de los árboles caen para bailar cuando paso con mi moto… me encanta bailar con las hojas, tarareando alguna canción de Cinema Paradiso, mientras busco el momento en el que el sol se esconde en el Cantábrico.

Septiembre siempre me da sensación de estabilidad, de tranquilidad. Todo parece buscar y encontrar su sitio. Parece llegar la calma.

El sol, mi moto y el Cantábrico

Todos los años, en septiembre, juro que no volveré a la Riders de BMW… y todos los años, en septiembre, vuelvo a Formigal.

Me abrazo a mis amigos y nos contamos los kilómetros de todo el año, nos reímos de aquel viaje que hicimos juntos y sonreímos pensando en el que algún día haremos.

En septiembre siempre veo a mi buen amigo Charly celebrando su particular nochevieja. Charly, sí, ese viajero cansino que basa su éxito en ser el mismo tipo encantador que era cuando no le conocía casi nadie. No es de extrañar que sea de los pocos que, año tras año, sigue sumando y sumando amigos.

De pronto, una señal

En fin, en septiembre, a veces, me da por pensar en el descanso y recogimiento. Y volviendo a casa, en septiembre, me doy cuenta de que todo el verano nos cabía en una sola maleta…

Así, terminando el mes, ya en otoño, un día cualquiera veo una señal. Es una hoja seca, quieta, en el suelo, junto a la moto. Y me dan ganas de arrancar y salir a bailar al bosque, de llenar con el otoño la otra maleta.

No es tan fácil vivir en septiembre, no…

Ya pararé el año que viene.

Texto y fotos: Mc Bauman.-

Quique Arenas

Director de Motoviajeros y responsable del Departamento de Comunicación del grupo Ubricar.
Durante más de 20 años, en sus viajes por España, Europa y Sudamérica acumula miles de kilómetros e infinidad de vivencias en moto. Autor del libro “Amazigh, en moto hasta el desierto” (Ed. Celya, 2016).

No hay comentarios hasta el momento.

Ser primero en dejar comentarios a continuación.

Deja un comentario

CLOSE
CLOSE