Alicia Sornosa: su entrevista más personal Alicia Sornosa: su entrevista más personal
FacebookTwitterEmailMasFacebookTwitterEmailMasLos viajes de Alicia Sornosa (Madrid, 1973) no se entienden sin un componente de ayuda social. En ocasiones anteriores ha estado al lado de... Alicia Sornosa: su entrevista más personal

sornosa05Los viajes de Alicia Sornosa (Madrid, 1973) no se entienden sin un componente de ayuda social. En ocasiones anteriores ha estado al lado de mujeres maltratadas, ancianos, enfermos, presos, casas de acogida, aldeas infantiles… esta vez, la primera mujer española en dar la vuelta al mundo en moto está inmersa en un nuevo y pionero proyecto que combina aventura y concienciación medioambiental. Además, ha vuelto a mostrar su lado más humano introduciendo en paralelo una campaña de ayuda para un orfanato en Katmandú (Nepal). Nuestra motoviajera más internacional nos concede su entrevista más personal.

Por Quique Arenas / Fotografías: Quique Arenas / Alicia Sornosa

Para una mujer convertida en personaje público y con una exposición social tan grande, el hecho de que insista, cuando los micrófonos y los focos se apagan, en que “lo más importante son los niños y la gente desfavorecida. Tenemos que hacer todo lo posible por ayudarles”, da buena muestra del valioso fondo y la honestidad de una mujer empeñada en construir con sus retos algo más que simples relatos destinados a conseguir likes en internet. Su horizonte, su compromiso, va mucho más allá. Tal vez por eso ha conseguido el respeto y la admiración de tanta gente, y no solo por sus pertinaces logros.

Pregunta: Alicia, tu Ducati Scrambler Urban Enduro y tú os habéis embarcado en un viaje por Asia para sensibilizar sobre los problemas de la contaminación, de manera que la empresa Twenergy va a calcular la huella de CO2 que se generará durante el reto #AsiaEmisiones0, y posteriormente se plantarán tantos árboles como sean necesarios para que absorban el dióxido de carbono y no quede huella del viaje. Es la primera vez que se hace algo así.
Respuesta: Sí, al menos no conozco a ningún viajero motorizado que lo haya hecho hasta ahora. Me encantó la idea de poder borrar la huella de CO2, y lo más bonito, es que si alguien dona 5€ para el orfanato de Katmandú, podrá tener uno de esos árboles que plantaremos en España (por motivos burocráticos es muy complicado hacerlo en India), podrá venir incluso a plantarlo. Le enviaremos las coordenadas de GPS para que lo vea desde Google o lo pueda visitar; además, llevará una cinta con su nombre. ¿Te imaginas regalar un árbol a un hijo, sobrino o ahijado y a la vez ayudar en Nepal a otros niños a aprender a leer o escribir? Creo que es una idea redonda. Hemos trabajado un buen equipo para que esto sea posible.

India on roadPregunta: Durante todo tu viaje se podrán realizar donaciones a través de crowdfunding para un orfanato en Katmandú. Twenergy doblará la cantidad que se recaude para la Fundación Petit Món y Amics de Nepal. Cuéntanos de qué manera es posible colaborar con el proyecto.
Respuesta: Es sencillo, a través de mi página web www.alicisornosa.com pinchando en el banner donde se anuncia el crowdfunding, o directamente en la página del mismo: ahí puedes ver los árboles que llevamos “plantados”, las emisiones de la moto hasta el momento y el dinero recaudado. Y al donar, dependiendo de la cantidad, entras en el sorteo de una mini cámara Midland, un año de servicio Detector antirrobo para vehículos y muchos premios más valorados en más de 300 euros. Todos tenemos recompensa en este viaje gracias a las empresas que han querido participar.

Pregunta: En muchos de tus viajes te esfuerzas por promover o participar en programas de ayuda para los niños. ¿Cómo era Alicia Sornosa de niña?
Respuesta: Soy la mayor de cinco hermanos. Desde pequeña he tenido mucho carácter, que con los años he conseguido domar, siempre me han gustado más los coches, el Tente y el Scalectrix que las muñecas, salir a descubrir con mi bici junto con mi hermano y más tarde con mis amigas era lo que soñaba desde el lunes en el cole. No he sido buena estudiante, tenía mucha imaginación y esto impedía que me concentrase en los libros, pero si atendía en clase me lo aprendía todo. ¡He hecho muchas chuletas para aprobar en BUP! Con ventipocos me puse a trabajar con mi padre en una productora de TV dedicada al mundo del motor, aprendí mucho, él es muy exigente y en casa no había ni fines de semana. Salí de casa con veintidós años.

Pregunta: Creciste en un ambiente donde el motor lo era casi todo. Tu padre, Jaime Sornosa, fue uno de los pilotos más laureados de nuestro país. ¿Cómo se vivía teniendo en casa a un campeón de España de rallys, carreras de montaña y circuito?
Respuesta: Para nosotros (mis hermanos y yo) simplemente era nuestro padre, al que veíamos poco cuando tenía temporada, estaba desde el miércoles fuera, entrenando y regresaba el domingo con un trofeo debajo del brazo. Además, nos tocaba limpiar esas copas cada semana (eran muchísimas). Pero siempre ha sido cariñoso y nos ha enseñado mucho. ¿Sabes que somos la única familia que han corrido en la misma carrera de circuito cuatro de sus miembros? Fue un fin de semana en el circuito del Jarama que nunca olvidaremos, mi padre, mi hermano Jaime, mi hermana Vicky y yo, cada uno en su coche… Corrí durante dos años, pero lo dejé, no había heredado las manos de mi padre y resultaba muy caro, prefería viajar. (Por cierto, mi padre nunca puso un duro para que corriéramos, nos teníamos que buscar la vida trabajando).

Pregunta: Sois cinco hermanos. Tú eres la mayor, la que además ha marcado un camino con tus viajes y aventuras. ¿Les has contagiado la afición por la moto?
Respuesta: Mi hermano monta, mis hermanas no. Más bien les contagié la afición por los viajes; mi hermana María ahora vive en Inglaterra… La moto ha sido el medio para viajar, para moverme por la ciudad, sin duda el mejor para hacer viajes, oler por donde pasas, empaparte de lo que te rodea…por eso me apasiona la moto.

Alicia SornosaPregunta: ¿También gracias a la figura de tu padre surgió en ti la vocación por el periodismo?
Respuesta: ¡¡Sin duda!! Mi curiosidad y su ejemplo fue lo que me llevó a trabajar con él, siempre dedicada al mundo del motor, desde crónicas de carreras hasta edición de vídeos. Aprendí muchísimo, sobretodo a hacer las cosas lo mejor posible, a esforzarme. Después comencé por mi cuenta, fui presentadora de un programa fantástico en AXN, “persiguiendo” a Carlos Sainz en el WRC, trabajé como presentadora en Telemadrid “Bric Motor”… he colaborado en muchas revistas y periódicos, siempre como freelance, nunca he querido atarme a nada.

Pregunta: Jaime Sornosa estaba estudiando Medicina cuando empezó a correr en 1966. Con el fin de que tu abuelo no se enterase, tu padre decidió utilizar el seudónimo de “Correcaminos”… ¡para que no le quitase las llaves del Seat 600! Aunque tu familia te apoya en lo que haces, ¿no tuviste miedo de que te quitasen las llaves de la moto cuando les planteas en 2011 que quieres partir a dar la vuelta al mundo? Y aún hoy… ¿se quedan tranquilos cuando les cuentas que piensas moverte sola por países como Nepal, que hace un año vivió un terremoto devastador?
Respuesta: Jajaja, sí es verdad, de ahí su seudónimo. Hombre, con treinta y ocho años, siendo independiente desde los 21, pocas llaves me iban a quitar, ¿no? Mis padres nunca me han dicho que no haga algo de lo que me he propuesto. Siempre me han dado su apoyo y la frase mágica “si no sale bien, no te preocupes, vuelve, no tengas vergüenza, nosotros te queremos, comprendemos y te estamos esperando”. Sé que se preocupan mucho, pero sobretodo mi padre, sabe lo que es querer hacer lo que uno necesita para ser feliz.

Pregunta: Precisamente tú has vivido un seísmo de 7,5 grados en Sudamérica. La tierra tembló en Guatemala y tú estabas allí con tu moto. ¿Qué pensaste en esos momentos? [la pregunta se hizo días antes del terremoto ocurrido el 16 de abril de 2016 en Ecuador, que provocó al menos 640 muertos y más de 4.000 heridos].
Respuesta: Pasé mucho miedo, es una sensación de impotencia horrible. Creí que la tierra se abriría y pensaba en cómo salir de esa…fue una sensación muy fea. Además, en esos momentos compartía viaje con Fernando (El Búfalo) yo me fui a trabajar haciendo un reportaje en una fábrica de Bio Diésel, habíamos quedado en una hora. Creo que lo pasé peor después, hasta que él apareció con su moto, me daba miedo que le hubiese pasado algo.

Pregunta: Has estado en decenas de países, en centenares de ciudades… ¿a dónde te gustaría regresar?
Respuesta: A muchos lugares, la verdad que volvería a hacer el mismo recorrido, parando más en mucho sitios, pero si tuviera que elegir, Etiopía en África, Chile, Perú y Bolivia en América del Sur, México, Canadá, Tailandia… nada, que no paro de escribir…

Pregunta: ¿Y a qué lugar no volverías por nada del mundo?
Respuesta: El país que menos me gustó fue Egipto. En esos momentos (octubre 2011) estaba el país muy revuelto a punto de estallar la Primavera Egipcia, el ambiente era raro y el respeto a las mujeres nulo. No me gustó el trato de esos hombres, ni el no ver niños ni mujeres por las calles… por ahora, no se me ha perdido nada allí.

aliPregunta: Proyectas una imagen de persona risueña, positiva, decidida y optimista. Pero en los viajes no siempre salen las cosas según lo previsto. ¿Cómo lo haces para afrontar las adversidades? ¿Cuál es tu secreto para no perder la sonrisa?
Respuesta: Si me pasa algo pienso: nadie me ha obligado a venir, estoy aquí por que quiero (y vuelvo a pensar en todas las personas que conozco en las oficinas, trabajando para grandes empresas y dejándose la vida en una silla frente a un ordenador) entonces, me siento mucho mejor y “apechugo” como decía mi abuela. El secreto para no perder la sonrisa está en sonreir, en mirar siempre como si todo fuera nuevo, en dejarte sorprender por el color de una flor, un olor, por la sonrisa de otros, sentirte afortunado y sobretodo, reírse de uno mismo. Yo lo hago cada día.

Pregunta: Junto a Miquel Silvestre iniciaste la vuelta al mundo y a los cuatro meses decides poner rumbo a Australia para continuar en solitario. ¿No sentiste ningún vértigo ante el desafío?
Respuesta: Sí, mucho. Me enfrentaba a un viaje no planeado en solitario. Mi inglés era paupérrimo y no tenía ni idea de cómo iba a salir. Pero tenía algo muy positivo que me empujó a superar el vértigo: todo lo que me iba a ocurrir sería mejor que lo que estaba viviendo, así que me lancé… y resulta que no era tan difícil como me esperaba.

Pregunta: Cuando se viaja a lugares de riesgo, ¿el término valentía termina fundiéndose con el de inconsciencia?
Respuesta: Creo que no he sido valiente, aunque sí inconsciente en algunas ocasiones, y mira que tengo mucho cuidado cuando viajo sola. Valientes son los que trabajan en una guerra, los que luchan contra enfermedades, los que viven ayudando en lugares devastados… Lo que yo hago es vivir, aprender, disfrutar y sufrir un poquito, que si no, no tiene gracia… no me considero valiente, lo que pasa es que me siento libre cuando viajo y eso vale por todo.

Pregunta: La eterna pregunta, que tantas veces tú has hecho y ahora vuelve como un boomerang… ¿sola o acompañada?
Respuesta: Mejor sola que mal acompañada.

Pregunta: Con la vida que llevas ¿Te resulta fácil tener pareja?
Respuesta: La verdad que nunca me ha resultado fácil tener pareja. Pero ¡incluso antes de viajar! Soy una persona muy activa e inquieta… En 2014 durante mi viaje desde España a Japón, cuando estuve en Ulán Bator (Mongolia) conocí a quien ahora es mi pareja. Tengo la grandísima suerte de que puede viajar conmigo. Aunque vivimos separados normalmente (él en París y yo en Madrid) podemos organizarnos para pasar los meses del viaje 24 horas juntos, así lo compensamos.

Pregunta: Para muchas chicas eres un referente y un ejemplo de superación. Para los chicos también; además, y seamos francos, eres guapa, aventurera, valiente, inteligente, simpática y además una mujer solidaria… ¿eres consciente de que para muchos moteros eres una especie de amor platónico?
Respuesta: jajajaja, ¿en serio? No me lo imagino y de pensarlo me da vergüenza… Espero, entonces, no defraudar a ninguno. Ser un referente en el mundo de las mujeres es un honor, creo que las mujeres valemos un montón y estamos coartadas por la sociedad, la educación (sale mi lado feminista). ¿Sabes que somos más resistentes físicamente que los hombres ante el cansancio o las enfermedades? Para viajar eso es muy importante. Desde aquí animo a todos los hombres maravillosos a que empujen a sus mujeres (hijas, hermanas, parejas) a compartir la moto y los viajes con ellos, el resultado es magnifico.

Con chicas INdias en GoaPregunta: Todos los grandes viajeros/as aseguran que lo mejor es el contacto con la gente. ¿Has conocido a alguien en tus viajes que te haya marcado?
Respuesta: ¡Claro! Un montón de personas. Con muchas aún mantengo el contacto como con Marlene y Steve de Australia, que me acogieron y ayudaron cuando me robaron, Marcia y mis amigos de Chile, Gabriela y Harald de Perú (con los que he podido compartir parte de esta aventura asiática), Los amigos de Canadá, los de Ecuador, mis queridos amigos de India Vikrant y Parakram… mucha gente maravillosa (y cómo no, todos lo que me han echado una mano en España, los que me apoyan en cada viaje).

Pregunta: Siempre se habla de las dificultades a las que tiene que enfrentarse una mujer que viaja en moto. Pero… ¿qué hay de las ventajas?
Respuesta: Muchas. Imagina que llegan un hombre y una mujer después de tres días de moto, sucios, oliendo mal, cansados…y cada uno llama a una puerta. ¿A quién crees que abrirán antes? Está claro que las mujeres no tenemos esa imagen de agresividad que tienen los hombres por historia, somos más intuitivas y comprensivas. Yo creo que los hombres que nos encontramos en el camino nos quieren ayudar al recordarles a sus mujeres, hijas o hermanas. Y entre nosotras, siempre hay un toque, una mirada… entendemos sin hablar muchas cosas, tenemos lazos invisibles, sabemos sobre nosotras, seamos del país que seamos…

Pregunta: En tu faceta de comunicadora, tan ligada a tu profesión como periodista, siempre aportas vivencias y conclusiones personales en tu web, tus charlas, conferencias y entrevistas. ¿Cuál es el mensaje más valioso que se le puede ofrecer a un motoviajero con ganas de descubrir el mundo?
Respuesta: Que deje todo lo que le han enseñado en casa, que vaya con la mente abierta, sin prejuicios, es la mejor manera de comprender otras culturas. A mí me costó darme cuenta que nuestra manera de vida ni es la mejor ni la más acertada, que no es la que te da la felicidad… Y sonreír, es el mejor idioma, la lengua universal, mirar a los ojos, extender la mano y una sonrisa, te abre todas las puertas.

Pregunta: Cuando viajas, ¿te resulta difícil separar a la Alicia periodista de la Alicia viajera?, ¿la Alicia mujer de la Alicia motorista?
Respuesta: No las separo, somos una.

Scrambler en dunas sacando atasco 2Pregunta: Has cruzado la mítica región del Yukón. Has visto koalas en las carreteras de Australia. Has cambiado la ropa de cordura por un kimono en Japón. Has sobrevivido a la infernal Moyale road africana y te has enfrentado al tule ondulé del desierto del Gobi. Acompañas en numerosas ocasiones a otros motoristas en expediciones organizadas. Incluso te has ido con tu Scrambler a una boda… ¡hasta Polonia! Para no haber viajado en moto hasta hace cinco años, parece que le has cogido el gustillo a la cosa…
Respuesta: Jajaja, sí. Como te he dicho, descubrir la moto para viajar ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida. Es el mejor medio de transporte, el que se acerca más al hombre primitivo, ese que descubrió el planeta sobre un caballo.
Y ahora que lo pienso… desde los 14 años tengo la licencia de ciclomotor, lo usaba para recorrer todos los pueblos alrededor de Riaza, donde pasaba los veranos y fines de semana. Hubo algunas excursiones de más de 60 km por medio de los caminos.¡Lo pasaba en grande!

Pregunta: Te gusta navegar y te apasionan las aventuras. ¿Te ves cruzando los mares con un velero circunnavegando el globo?
Respuesta: La verdad es que ese era mi sueño. Trabajé durante muchos meses en un catamarán en Lanzarote (en la cocina) y aprendí a navegar. Después he alquilado veleros con más amigos para hacer travesías. El mar siempre me ha gustado (debe ser por eso de nacer en Madrid), me fascina la sensación de sentirte canijo, a merced de una fuerza tan enorme que es el océano y poder domarla… mi intención era dar la vuelta al mundo en velero, no en moto. ¿Alguien que quiera que me enrole en su barco?
No me moriré sin hacerlo, o tal vez cuando me toque abandonar este mundo, sea sobre un velero, sería un final feliz.

Pregunta: ¿Para cuándo tu libro?
Respuesta: ¡Ya lo tengo escrito! Pero el tema de las editoriales es lento, estoy aún negociando con dos, espero que esté pronto. Tengo ganas de verlo en “papel y tapas”. Es una novela basada en mi vuelta al mundo, no es un libro de viajes al uso.

Pregunta: ¿Cómo te imaginas dentro de 10 años?
Respuesta: Me imagino haciendo lo mismo, pero mejor. Más sabia y con el proyecto de poder enseñar el mundo a otros a mi manera funcionando al 100%. Me imagino volviendo de un largo viaje e invitando a mis amigos a comer ese plato típico que me enseñaron en una casa…

Pregunta: Estás inmersa en tu viaje #AsiaEmisiones0, pero sabemos que tu cabeza no descansa. ¿Podrías adelantarnos cuáles son tus próximos proyectos?
Respuesta: La verdad que adelantar proyectos es una lata, si luego no consigues realizarlos parece que has mentido. Estos viajes necesitan mucho trabajo y el apoyo de otras empresas. En #AsiaEmisones0 he reunido a Ducati, Generali, Twenergy (Endesa), Midland (cámaras), Detector (antirobo para motos), RACE, OneBone (gafas de sol), SOLOMOTO30, Paralelo20 (Radio) y La Sociedad Geográfica Española. Imagina el trabajo que supone convencer, programar, explicar, organizar… Al año comienzo varios proyectos y al final se llevan a cabo dos, el siguiente va a ser a África, a uno de los países que más ganas tengo de conocer…y a partir de ahí, no se cómo saldrá.

Quique Arenas

Director de Motoviajeros y responsable del Departamento de Comunicación del grupo Ubricar.
Durante más de 20 años, en sus viajes por España, Europa y Sudamérica acumula miles de kilómetros e infinidad de vivencias en moto. Autor del libro “Amazigh, en moto hasta el desierto” (Ed. Celya, 2016).

No hay comentarios hasta el momento.

Ser primero en dejar comentarios a continuación.

Deja un comentario

CLOSE
CLOSE