El Violín del Capitán
Hace ya algunas frías noches, me encontré con mi buen amigo Tomás en la barra del Capitán Haddock. Como en tantas otras ocasiones, durante un buen puñado de años, solucionábamos todos los problemas del mundo mundial, hasta que la conversación, como tantas otras veces, nos llevó a una cuestión... Leer mas
Joven caballero en un paisaje
Mis amigos arrancaron las motos y siguieron su viaje, así que, con una pausada sonrisa, regresé a mi habitación. Como me apetecía estar solo un rato, pedí que me subieran el desayuno. Resultó ser sencillo, pero suficiente. Además, no le faltaba detalle: El café servido en una curiosa taza... Leer mas
Vivir en septiembre
No es tan fácil vivir en septiembre y, sin embargo, debe ser mi mes favorito. Los viajes tocan a su fin y uno vuelve a la realidad. O tal vez sea al revés y todo fuera más real cuando estaba viajando. El sol calienta lo justo y un halo... Leer mas
Algo de algo
Algo de algo… con eso me conformo. El mes de agosto me he dedicado a viajar leyendo los viajes de los demás. Me he tragado alguno de los peores libros de viajes en moto (y mira que los hay malos), me he reído con alguna diva que nunca será... Leer mas
Doscientos gramos
La consistencia es la consistencia. En Japón, me enfrentaba al tema culinario sin ningún tipo de temor. Me encanta la comida japonesa, al menos la de los restaurantes japoneses españoles. Ahora habría que ver qué sucedía con la comida japonesa de los restaurantes japoneses de Japón. Leer mas
Japón de noche
De noche, en Japón, a mí me gustaba dormir. Por mucho cambio horario que se opusiera a mis costumbres. El dónde, era otro cantar. Antes de llegar ya me había ocupado del asunto y le había trasladado la consulta a Adrián Navarro de Rental819, mi gentil contacto en el... Leer mas
Las tazas de los viajes
La primera taza que recuerdo haber comprado en algún viaje, fue en Estambul. Era un viaje soñado más de una vez… y con los sueños, a veces, ya se sabe. En esa taza había recuerdos de mi paseo por Mónaco, de la costa amalfitana, de la dálmata y del... Leer mas
Lágrimas desordenadas
Tal vez fue por ver la moto de Sinewan tirada, ruedas arriba, en aquella hermosa pista de Kenia, por mi culpa. Quizás fue por haber fastidiado el viaje a Polo y Wil, con aquella caída tan tonta. A lo mejor fue por lo que me dolía la pierna… La... Leer mas
Algunas veces
Antes, algunas veces, después de saborear un buen café, me gustaba arrancar mi moto, con calma, sin rumbo fijo… y en muchas ocasiones terminaba aparcando junto al faro, el viejo faro. Era un lugar realmente mágico. No sólo porque el cielo y el mar se abrazaran o porque las... Leer mas
CLOSE
CLOSE